“Testimonio no quiere una vida religiosa encerrada en sí misma”

Imprimir

 

CHILE - Carlos de Valle García, sacerdote y religioso de origen español, “de Castilla, La Vieja, –dice riendo– de la ciudad de Zamora”, tiene en la actualidad 63 años. Llegó a Chile en 1983 y cuenta con 28 años de permanencia. Inició su servicio pastoral fundamentalmente España, pero también en otros países europeos. Estudió en Roma donde se especializó en Teología moral. Después de su ordenación sacerdotal enseñó este ramo en el seminario de Pamplona.

A Chile llegó a trabajar en la pastoral de la parroquia Espíritu Santo de la población el Pinar, en la zona sur de Santiago por cinco años. En 1988 regresó a Roma para hacer un doctorado en teología moral cuya tesis final fue la deuda externa “que por esos años estaba en boga –recuerda–, pero que ahora ya no le interesa a la gente”.

Cuando regresó a Chile continuó en la población El Pinar colaborando en la pastoral parroquial, pero a la vez dando clases en la facultad de teología y más adelante en el seminario pontificio. Después de unos años le pidieron ir a Cuba donde colaboró por temporadas durante nueve años dando clases en el seminario de La Habana. “Me ha tocado –dice el padre Carlos– un poco de todo. En las congregaciones somos circo pobre y tenemos que estar metidos en todo. Me han tocado tareas de formación, de enseñanza, fundamentalmente en Conferre”. Los últimos seis años el padre Carlos prestó el servicio de provincial del Verbo Divino, y actualmente es director de la revista Testimonio cargo que ha desarrollado por 10 años.

Padre Carlos, ¿cómo surgió su vocación religiosa?


Mira, no son grandes sorpresas. Fui al colegio del Verbo Divino, porque era el más cercano al lugar donde vivía mi familia. Hice la secundaria y al terminar con 18 años me fui al noviciado y a la vida religiosa (VR).

¿Cómo reflexionó esta opción?

Me parece que en esos años todo era un poco así, como muy normal. En primer lugar, naturalmente la familia que era raigambre católica, de práctica, de compromiso en una parroquia. Participé de niño como monaguillo y, digamos, era un aire que uno iba respirando. Y en esa normalidad fui al colegio y ahí siempre me llamó la atención la misión. Cuando venían misioneros de fuera nos mostraban sus fotos, sus diapositivas, nos daban sus charlas de otros países,… y de una manera muy normal, sin grandes momentos bruscos, decidí entrar al noviciado al terminar la secundaria.

Así, no más…

Así no más. La casa de formación estaba al norte, en Pamplona, y cuando llegué al noviciado éramos 70 u 80 estudiantes en distintas etapas.



REVISTA TESTIMONIO

Padre Carlos, demos un salto de su tiempo de novicio a su actual labor en revista Testimonio. ¿Qué ha significado para usted ser director de este medio por 10 años?

La revista Testimonio para mí ha sido un enriquecimiento personal muy grande.

¿Por qué?

Primero, por el equipo que tenemos. Se ha renovando a lo largo de estos años, pero permanece un núcleo, incluso de la fundación de la revista que ya va para cuatro décadas. Segundo, me ha enriquecido por la oportunidad que brinda el equipo en cuanto a la reflexión en torno a la VR. Claro, tratamos de ser un equipo con las antenas bien paradas frente a la evolución de la VR, los desafíos que la VR va afrontando con el correr de los años. Y, en ese sentido, ha habido un cambio en la revista como lo ha habido dentro de la misma VR. En general, uno nota cambios en 10 años de sensibilidades bastante fuertes.

¿Cuáles serían?

Creo que hace 10, 15, 20 años dentro la del VR teníamos una sensibilidad mucho más fuerte sobre el compromiso social. La justicia, la paz, eran temas que nos preocupaban mucho en la VR. Es decir, se vivía o se sentían la VR como volcada hacia la sociedad, hacia la misión. Hoy día, tengo la sensación, de que estamos mucho más retraídos y que en la VR está más centrada y preocupada por sí misma. Y realmente preocupada, porque el futuro no lo ve muy claro, porque faltan vocaciones, porque se envejecen los miembros de las comunidades, nos vamos achicando. Quizás vamos siendo menos significativos en la sociedad. Eso ocupa y preocupa. Y desde ese punto de vista revista Testimonio no quiere una VR encerrada en sí misma, mirándose al ombligo, sino más bien atenta hacía a la sociedad, a los desafíos que hoy día plantea la realidad social y eclesial del país. Desde esa perspectiva, bueno, tratamos de ir respondiendo a las sensibilidades, y a la vez ir despertándolas un poco desde los contenidos y la línea de nuestra revista.

¿Cómo está conformado el equipo de reflexión de Testimonio?

Somos 12 personas, religiosas y religiosos, con la salvedad de que hemos tomado la decisión de abrirnos paulatinamente a los laicos comprometidos con nuestras congregaciones. En ese sentido estamos empezando a abrir el equipo a algún integrante laico.

¿Cómo funcionan?


Es un equipo de reflexión que se reúne sistemáticamente una vez al mes. De vez en cuando con alguna reunión un poco más prolongada o extraordinaria. En el fondo es para ir configurando la línea de la revista y dando forma a los seis números del año en particular.

¿Quiénes colaboran?

De los fundadores antiguos tenemos José María Guerrero, José María Arnaiz, Julián Riquelme, el hermano Mariano Varona. Esos son entre nosotros los que están en la tradición. Después está la hermana María de los Ángeles Martínez, la hermana Patricia Villarroel, la hermana Isabel García Huidobro, la hermana Marcelina. Ahora, han entrado gente joven: Pedro Pablo Achondo, la hermana Sandra de las Carmelitas, el padre Hernán.

¿Ellos son autores?

Nosotros tenemos seis números al año. El primer número es sobre retiros para las comunidades religiosas. Ese número es fundamentalmente preparado por el equipo como autores. Pedimos alguna colaboración, pero fundamentalmente somos nosotros. Para la temática de los otros números tenemos que buscar a  autores especialistas. Eventualmente, alguien del equipo puede colaborar con algún artículo. Tenemos un sector amplio de colaboradores autores y autoras, tanto en América Latina como en España, fundamentalmente en lengua castellana, aunque hay otros que aportan sus artículos en portugués o inglés, y  claro tenemos que traducir, pero es lo menos.

¿Cómo perciben la respuesta de sus lectores?

Nuestra revista está dirigida hacia VR. Sus lectores y lectoras están fundamentalmente en este ámbito. También, es verdad, que algunas congregaciones la están abriendo paulatinamente a sus laicos. Eso lo queremos promover cada vez más, y así vamos a ir introduciendo algunas temáticas del mundo laical. En cuanto a la respuesta de los lectores el feedback llega sobre todo de las asambleas y reuniones de los religiosos. Aquí en Chile los superiores mayores, provinciales y provincialas, se reúnen un par de veces al año y siempre estamos presentes. Tratamos de alguna manera captar los ecos de la revista. Y eso, cuando tenemos oportunidad, se hace también en otros países. Justamente en la asamblea de Argentina, donde tenemos un buen número de suscriptores, todos los años alguien de nosotros está presente, generalmente nuestra secretaria Leonor Gacitúa. Y en otros países de América Latina, sobre todo por coyuntura, porque algún miembro del equipo es invitado, también se aprovecha de recoger los ecos de la revista.

¿Y qué tal esos ecos?

En general, estamos recibiendo ecos muy positivos por que la revista que es considerada como una de las buenas revistas de VR a nivel internacional.

Padre Carlos, ¿cómo revista Testimonio asume la actual revolución tecnológica de las comunicaciones?

Es un tema que hemos tratado en un par de reuniones y, la verdad, es que estamos comenzando la reflexión. Sabemos que el futuro va por ahí y queramos o no tenemos transitar hacia allá. En este momento estamos preocupados por el mercado, porque una revista se sostiene económicamente con los suscriptores. Y tenemos problemas concretos referentes con el correo al extranjero. Y bajo ese punto de vista hemos decidido que en el sitio web de Conferre aparezcan índices, portadas, editoriales, pero no artículos de momento. Lo hemos frenado porque no tenemos una reflexión madura para dar el paso, pero evidentemente va por ahí.

 

www.conferre.cl

Publicado: 24/04/2012

AddThis Social Bookmark Button
  Warning: session_write_close(): write failed: Disk quota exceeded (122) in /var/www/clients/client0/web62/web/es/libraries/joomla/session/session.php on line 529 Warning: session_write_close(): Failed to write session data (files). Please verify that the current setting of session.save_path is correct (/var/www/clients/client0/web62/tmp) in /var/www/clients/client0/web62/web/es/libraries/joomla/session/session.php on line 529