También la lluvia

Imprimir

CINE -  Al celebrar el Quinto Centenario de la llegada de los primeros frailes dominicos al Nuevo Mundo en 2011, la película También la lluvia es un enérgico recordatorio de la poderosa predicación de Antonio de  Montesinos y de su prominente actualidad. También la lluvia, fue seleccionada como candidata en lengua española a la Mejor Película Extranjera en la 83 ª Asamblea  de los Premios Oscar de la Academia. Realmente es una película dentro de una película tan hábilmente hecha que vale la pena ver.

Sebastián (Gael García Bernal famoso por Diarios de motocicleta) es un director de cine que trabaja junto a su amigo y productor,  Costa (Luís Tosar), en una película sobre el descubrimiento por parte de  Colón del Nuevo Mundo. Sebastián es un artista que imagina muchas de las escenas en su cabeza, mientras que Costa es el hombre  sensato y pragmático, consciente del presupuesto. Sebastián se preocupa, ante todo, de la obsesión de Colón por el oro, de su participación en la trata de esclavos, y de la violencia con la que castigaba a los indios que se negaban a convertirse al cristianismo. Él opta por confrontar la historia de Colón con los relatos de dos sacerdotes - Bartolomé de las Casas (Raúl Arévalo) y Antonio de Montesinos (Carlos Santos) - que defendieron a los indígenas, reconociéndolos como seres humanos.

Cuando llegan a un lugar de Bolivia para realizar la selección de los extras que representarán el papel de los nativos (indios o como lo fueron mal etiquetados en su momento), Sebastián queda impactado por la pasión  que ve en Daniel (una brillante actuación del actor no profesional Juan Carlos Aduviri, un indígena aymará de Bolivia, que fue nominado para el premio al Mejor Artista Revelación de los Oscar de España, los Goya.), un nativo que provoca casi una revuelta contra los cineastas cuando anuncian que no tienen tiempo para atender los casi mil extras que se presentaron para hacer una prueba . Él quiere dar a Daniel el papel de Hatuey (1), (un jefe guerrero taino de la isla de La Española, que dirigió una sublevación contra los conquistadores europeos en el siglo XVI), a pesar de los consejos contrarios dados por Costa, que predice problemas en el futuro con Daniel en la película.

Por supuesto que Costa tenía razón. Ellos han llegado a Bolivia justo en el momento de la privatización del abastecimiento de agua, lo que dio lugar a varias protestas violentas en la primavera de 2000. Resulta que Daniel es uno de los rivales más directos de la transición y un líder en las protestas. Él nos informa que la empresa que quiere privatizar el agua amenaza con cobrar "también por la lluvia". Esto establece una especie de paralelo entre David y Goliat y refleja el conflicto entre los nativos y los europeos, una vez más, el de los indígenas  en contra de una potencia europea. Sólo que esta vez se trata de una corporación en lugar de soldados. Y en vez de la lucha por el oro y las riquezas de las tierras de América Latina, es una lucha por el agua, una de las la necesidades básicas de la sociedad humana.

 

Paul Laverty, el guionista, ha estado trabajando en este proyecto desde hace mucho tiempo - aproximadamente ocho años. La primera vez que escribió un guión fue sobre una película de época de cuatro horas sobre Bartolomé de las Casas, pero encontró la historia demasiado alejada del hoy. Él quería acercarla  a la actualidad y añadirle una interpretación diferente. Luego se encontró y quedó fascinado con la historia de la Crisis del Agua en Cochabamba en el año 2000 (2). Vio similitudes entre la resistencia indígena en tiempo de Las Casas y la de la crisis del agua. Una vez más, vio a la gente pobre contra un ejército moderno y se enamoró de esa resistencia. En el momento de Bartolomé de las Casas fue el oro que causó la persecución de los indígenas, pero ahora era el agua, convertida en el oro del siglo XXI. Paul quería unir estas dos cosas y contar la historia de la conquista desde ese punto de vista.

Iciar Bollain la directora  ha hecho un trabajo maravilloso en que se nos muestra una interacción entre su película y la película que está haciendo Sebastián. Está filmada y editada del tal modo y se mezcla con la  música de fondo de tal manera que el espectador se encuentra mezclado con los personajes de También la lluvia  y con los personajes que interpretan la película de Sebastián, hasta el punto de no saber  qué historia está en realidad viendo. Vemos la película de Sebastián, como si se tratara de un producto terminado. Así que cuando vemos a Daniel como Hatuey, estamos viendo los dos personajes al mismo tiempo. El mismo efecto inesperado se consigue también cuando en un ensayo  se está leyendo atentamente el guión, y Antón (Karra Elejalde), el actor que interpreta a Colón, se pierde en su personaje, mientras le dedica un momento a la actuación. Incluso aquí, sin el beneficio de los trajes del siglo XVI, se da una sensación de que estamos viendo Colón y no a un actor. Pero en realidad estamos viendo Elejalde interpretando a Antón que interpreta a Colón.

No sorprende que También la lluvia favorezca fuertemente a los aborígenes (que son en su mayoría descendientes de los indios, cuya cultura y estilo de vida se han visto alterados para siempre por la llegada de los europeos) frente a los funcionarios gubernamentales y a los cineastas que están (al menos inicialmente) descriptos como sus explotadores para obtener beneficios financieros. Daniel escucha a Costa (hablando en inglés) por  teléfono con su productor exultante por el hecho de que los extras están felices de trabajar por sólo dos dólares al día. Daniel le entiende y le dice: "Creo que esta historia ya la conozco", aludiendo a los conquistadores europeos que se aprovecharon de sus antepasados. Este es el tipo de diálogo que no tiene que ser hablado ni explicado.

Sebastián piensa que él sintoniza con la gente local pero, en una reunión con un político local (el nuevo Colón, quien trata de dar razones de la privatización del abastecimiento de agua, hecho que producirá un aumento de los impuestos y que hará que el agua sea inaccesible para la clase obrera)  le pregunta que cómo esperan que los trabajadores que ganan dos dólares al día puedan pagar un aumento del treinta por ciento en su factura del agua. El político le responde señalando que ellos, los directores de cine, no les están pagando mejor.

Sebastián tiene un alto concepto de la película que quiere conseguir a toda costa. Él piensa que es más importante que el caos y la destrucción a su alrededor cuando la ciudad comienza a entrar en erupción con la protesta violenta: "Esto es temporal, pero mi película va a durar para siempre", le dice a Costa. Puede ser que cada artista vea su trabajo bajo esta luz hasta cierto punto, pero al escuchar esto en voz alta sólo hace que Sebastián suene triste y fuera del contacto con la realidad. Esa es la ironía, por supuesto - que él está allí para hacer una película sobre las atrocidades cometidas contra los antepasados ??de las personas cuya suerte  ignora en el presente. "Hay cosas más importantes que la película", dispara en un momento dado un exasperado Daniel al obsesionado Sebastián.

Es Costa, que eventualmente se humaniza ante la difícil situación de los trabajadores. Toma cariño a la dulce hija de Daniel y cuando  en un enfrentamiento entre las fuerzas locales y las manifestaciones populares, la niña se lesiona, Costa de repente ve las cosas bajo una luz diferente. La actuación de Luis Tosar como el productor es segura, firme y apasionada.

En la última escena, Tosar y Daniel se reúnen por última vez. Uno de ellos presenta un regalo preparado para el otro, pero uno se pregunta cómo uno de ellos sabía que el otro estaría en ese lugar en ese momento. Es un artilugio simple para ayudar a Costa a lograr la catarsis y sirve como un recordatorio doloroso de las profundidades en las que la historia se hunde en su desesperada búsqueda de un final que corresponda a su prometedor comienzo.

La película es valiente para plantear las preguntas que hace. Incluso si hay algunas fechas históricas que podrían ser cuestionadas. Recomiendo a todos y a cada uno de los dominicos el ver esta película. La he visto tres veces ya. Cada vez que la he visto me ha resultado apasionante, atractiva y estimulante. Las palabras del sermón de Montesinos " Yo estoy aquí para hacerle saber que yo soy la voz de Cristo en el desierto de la isla. Por lo tanto, es imprescindible que ustedes presten atención, no cualquiera, sino la atención de todo el corazón y de todos los sentidos. Y escuchen bien. Esta voz será la más novedosa que han escuchado, la más dura y la más difícil, la más terrible y la más peligrosa que nunca han pensado escuchar. Esta voz les dice que están en pecado mortal....(3)" frase quese repite a menudo en la película. Estas palabras de gran alcance están tan bien articuladas y contextualizadas en nuestro mundo globalizado de hoy, que mantienen inquietos a los actores y atraen nuestra atención y,  seguirán haciéndolo una y otra vez hasta los siglos venideros.



Prakash Anthony Lohale OP
Socio para la Vida Apostólica



Notas

(1) Breve relato de la destrucción de las Indias. Traducido por Nigel Griffin. (London: Penguin, 1999), Bartolomé de Las Casas, recordó la reacción del jefe: "[Hatuey], pensando un poco, le preguntó al hombre religioso, si los cristianos iban al cielo. El hombre religioso contestó que sí ... El jefe dijo entonces sin mayor reflexión que él no quería ir allí, sino al infierno así no estaría y vería a gente tan cruel. Este es el nombre y la honra que Dios y nuestra fe se han ganado ".

(2) El real conductor de la "Guerra de Agua de Cochabamba", el Banco Mundial que declaró que no renovaría un préstamo de 25 millones de dólares a Bolivia a menos que se privatizara el servicio del agua.

(3) Para más detalles véase La predicación de Montesinos y la Comunidad texto de: Brian J. Pierce, OP, Jim Barnett, OP y Lohale Prakash, OP

 

http://curia.op.org

Publicado: 16/11/2011

 

AddThis Social Bookmark Button
  Warning: session_write_close(): write failed: Disk quota exceeded (122) in /var/www/clients/client0/web62/web/es/libraries/joomla/session/session.php on line 529 Warning: session_write_close(): Failed to write session data (files). Please verify that the current setting of session.save_path is correct (/var/www/clients/client0/web62/tmp) in /var/www/clients/client0/web62/web/es/libraries/joomla/session/session.php on line 529