Visitando Jussaral

Imprimir

 

BRASIL - La Misión de Brasil fue fundada por distintas provincias Oblatas de varias partes del mundo. En nuestra última edición hemos publicado el 50mo aniversario de la contribución de la Provincia anglo-irlandés a la Misión de Brasil. Aquí compartimos la historia de Roger BERGKAMP, de Jacklynne y de Gerard Guimond quienes lo acompañaron en un viaje de regreso a Brasil. El Padre Roger se había desempeñado en las misiones Oblatas presentes en los alrededores y dentro de Recife durante más de 20 años. Lo que sigue es un relato de una jornada memorable de ese viaje.

Jussaral (Jerusalén) es un pequeño pueblo pintoresco ubicado en las colinas a aproximadamente 65 kilómetros del Océano Atlántico. Roger quería que encontráramos a dos personas especiales: la primera fue Dona Rosa. Literalmente tuvimos que subir una colina para llegar a su casa y ¡no era un camino pavimentado! De hecho podría haber sido considerada como una prueba de esfuerzo legítimo. Dona estaba muy contenta de vernos y se veía mucho más vieja de los 75 años que tenía, aunque su agilidad hubiera sido igual a la de una de 50 años. Estaba descalza y tenía pintadas las uñas de los pies, lo que me pareció increíble. Ella estaba con una mujer de aproximadamente 45 años y un muchacho joven, quizás en su adolescencia. Dona nos dio a cada uno una bolsa de plástico y luego nos guío hacia su patio donde se podían encontrar todas las clases de árboles que uno pudiera imaginar. Dona y la joven señora usaron machetes para romper los cocos y servirnos un poco a cada uno de nosotros. Aunque lejos de ser frío, fue refrescante en ese día caluroso. Nos fuimos con los brazos cargados de regalos, una botella de vino y algunas latas de cerveja (cerveza) para el Padre: ¡ella sabe que al Padre le gusta la cerveza! En el coche, Roger nos contó un poco acerca de esta mujer que tanto admiraba. La joven señora que estaba con ella al parecer había sido violada hacía varios años por una banda y no había hablado durante cinco años. Dona la había llevado a su casa para que se quedara allí y aunque ella no habló con nosotros, ella ya ha vuelto a hablar. El joven muchacho también tiene una relación con Dona. Hace 25 años, mientras Roger estaba trabajando en Brasil, Dona había llevado a un muchacho joven que resultaba tener problemas mentales. Lalu no era peligroso, pero por alguna razón, no tenía donde vivir.



Un día mientras las mujeres de la aldea estaban lavando ropa en el río, una dama joven perdió su reloj. Ella lo había dejado sobre una piedra cuando éste desapareció. Fue a la policía y acusó a Lalu de habérselo robado. La policía fue a detenerlo pero Roger lo encontró primero y lo llevó a su casa, negándole la entrada a la policía para que no se lo llevaran. (Probablemente lo habrían golpeado hasta la muerte y abandonado en un campo de caña de azúcar). En cambio, él le dijo a la policía que más tarde lo llevaría a la estación. Lalu negó las acusaciones pero quedó de todos modos encerrado. Dona intentó en vano interceder en su nombre. Se encargó de buscar el reloj y lo encontró: se había caído al río. Lo llevó a la estación, con la esperanza de que dejarán a Lalu en libertad pero le dijeron que tenía que esperar hasta la mañana siguiente. Regresó a su casa, cocinó un plato de arroz, frijoles y pollo y se lo llevó a Lalu en la cárcel. Y también llevó otro plato para el guardia. Lalu fue puesto en libertad al día siguiente. Parece que se casó y tuvo cuatro hijos. No sabemos dónde se encuentra en este momento pero el joven muchacho que ahora está viviendo con Dona es uno de sus hijos. Roger nos dijo que esas eran solamente dos historias; ella crió dos nietos y muchos otros niños que han necesitado un lugar donde vivir. Nos quedamos maravillados con esta generosa dama.

Fuimos a otra parte de la aldea para conocer a Colletta, la otra mujer que Roger quería que conociéramos. Colletta tiene unos 90 años y dos semanas antes de nuestra llegada había tenido un derrame cerebral. El doctor estaba allí, así como también, otras personas que la estaban asistiendo. Ella necesitaba ayuda para sentarse en su silla de ruedas y tenía la apariencia de pesar unas 75 libras completamente empapada. Cuando vio a Roger una sonrisa dulce se le dibujo en la cara.

Colletta llegó de Francia cuando era una monja joven para desempeñarse como enfermera en Río de Janeiro. Tomó conciencia de que muchos de los pacientes eran de las favelas del norte y sintió la necesidad de asistirlos para que trabajaran en la prevención de tantas enfermedades. Alcanzó su orden para que la transfirieran a la zona de Recife pero le negaron el traslado. Por lo que ella abandonó su orden, contrató a un par de mujeres para que fueran con ella y se reinstaló en lo que ahora es Jussaral. A lo largo de los años trabajó para construir las escuelas y proporcionó refugio a muchas chicas y niños de la calle.

Los alentó y ayudó para que se convirtieran en maestros y enfermeras, y construyó una casa de cerámica en donde la gente podía realizar productos para vender. También estuvo muy involucrada en los asuntos judiciales de las mujeres. Una enfermera muy atractiva estuvo tratando de consolar a Colletta en un momento dado: ella parecía estar un poco nerviosa. La enfermera de alguna manera me hizo entender que ella quería recibir la Eucaristía porque recordaba que Roger era un Padre. No sé por qué pero tomé su cara entre mis manos y le dije, en francés: “Colletta, vous êtes Eucharist!” (¡Tú ERES la Eucaristía!). Ella sonrió ampliamente y me dio un beso y un abrazo. ¡Qué momento de Dios!. Al mismo tiempo, la bella enfermera le confió a Roger que Colletta la había salvado de una vida en las calles y la había convencido para que fuera enfermera. Ella ahora es su enfermera. Más lágrimas bajaron en otro momento de Dios. Detrás de la casa de Colletta hay una pequeña capilla que Roger ha ayudado a construir. Fuimos a conocerla durante un breve lapso de tiempo para sentarnos, disfrutar la vista a través de sus grandes ventanales y reflexionar sobre la gran oportunidad que habíamos tenido al conocer a dos ¡santos vivientes!

Connections, mayo de 2013

Cortesía de Oblate Spirit

http://www.omiworld.org

Publicado: 14/06/2013

 

AddThis Social Bookmark Button
  Warning: session_write_close(): write failed: Disk quota exceeded (122) in /var/www/clients/client0/web62/web/es/libraries/joomla/session/session.php on line 529 Warning: session_write_close(): Failed to write session data (files). Please verify that the current setting of session.save_path is correct (/var/www/clients/client0/web62/tmp) in /var/www/clients/client0/web62/web/es/libraries/joomla/session/session.php on line 529