English Français Italiano Espanol
Left cap
Right cap
Content top cap

“Venid y veréis”

Correo electrónico Imprimir PDF

ESPAÑA - “Sí, es posible vivir de la Providencia. -  “Que quién paga aquí la luz? Pues el Señor…” – Para ser sanados por la Divina Misericordia, hay una condición indispensable: dejar a la Divina Misericordia actuar… Desde hace 80 años, el Cottolengo del Padre Alegre, de Madrid, vive estrictamente de la Providencia, y jamás le ha faltado lo necesario. La directora del centro contó esta experiencia en el Encuentro Madrid 2012. –

La Madre Claudia Cuello llegó al Cottolengo del Padre Alegre, de Madrid, de visita, pero ya lleva allí 25 años, y –confiesa- cada día es más feliz, en esa familia –así la llama- que conforman enfermos, religiosas, voluntarios, cuidadores…

“¿Cómo es posible esa alegría? Eso fue lo que a mí me impactó. A pesar de que son enfermos incurables y pobres (hay que reunir las dos condiciones para ser admitido), a pesar de que esa gente que no tiene nada, ni siquiera salud, es feliz”.

Lo más llamativo en el carisma de la Congregación de Servidoras de Jesús es su abandono radical a la Providencia. No piden ni aceptan nada que sea objeto de petición; rechazan ingresos fijos. Y no es por orgullo. “Queremos dejar a Dios ser Dios. Dejar que actúe –explica la Madre Claudia-. Él sabe lo que necesitamos y nos lo va a hacer llegar de una manera u otra. Muchas veces no en la forma en que imaginábamos o esperábamos, pero sí en la forma que nos conviene”.

Al principio, cuesta. La Madre Claudia, que estudió para profesora de Matemáticas, reconoce que tuvo que dar “un gran salto”, y superar muchos prejuicios. Explica: “Nos hemos acostumbrado a asegurarlo todo; no le dejamos espacio a Él”. Pero cuando eso cambia, la persona se maravilla al empezar a percibir la mano de la Providencia en todo. “Si le dejáramos actuar más, las cosas serían muy distintas hoy –sostiene-. Habría una Humanidad más libre y más alegre”.

En sus 80 años, el Cottolengo del Padre Alegre, de Madrid (uno de los 6 centros que existen hoy en España), nunca se ha sentido abandonado por Dios, aunque, afuera, existe un mundo que no termina de dar crédito…

Una médico de la Seguridad Social, que había estado a cargo de un Cottolengo, contó, en el EncuentroMadrid 2012, una anécdota que le sucedió durante una visita, acompañada del trabajador social de su centro de salud, un no creyente. El hombre comenzó a preguntar:
- “¿Comen los enfermos todos los días? ¿Y qué comen?”. Respondía una religiosa:
- “Hoy han comido macarrones, filetes…”
- “¿Pero comen todos los días? –insistía él- ¿Y quién lo paga?”
- “El Señor…”, respondía la mujer.
- “¿Y quién paga la luz?”
- “Pues el Señor…”
- “¡¿Pero qué señor?! –inquiría el hombre, totalmente fuera de sí-. ¡Yo quiero ver las facturas!”.

“Venid y veréis”, es todo el mensaje que la Madre Claudia lanza a los escépticos. Cuando uno se abandona en sus manos, la Providencia no falla. A menudo, cumple con creces, pero las Hermanas no almacenan… Si reciben un camión con naranjas, las reparten con otros pobres.

“¿Qué si es posible vivir de la Providencia? –concluye la religiosa- No es que sea posible; es que es la única manera de vivir con plenitud”.


R. B.
Publicado en “Alfa y Omega”
Semanario Católico de Información
Nº 782. 19/04/2012 – Edición Madrid, pág. 11

Publicado: 23/04/2012

AddThis Social Bookmark Button
 
Content bottom cap
Warning: session_write_close(): write failed: Disk quota exceeded (122) in /var/www/clients/client0/web62/web/es/libraries/joomla/session/session.php on line 529 Warning: session_write_close(): Failed to write session data (files). Please verify that the current setting of session.save_path is correct (/var/www/clients/client0/web62/tmp) in /var/www/clients/client0/web62/web/es/libraries/joomla/session/session.php on line 529